es | en




Sobre Cocom y alrededores, Paloma Checa Gismero en conversación con Rafael Barber Cortell

Cocom Press es proyecto editorial que reúne artistas e investigadores de Centro América, Norte América y Europa. Hasta la fecha ha publicado títulos tan dispares como Arte Postinternet de Marisa Olson o Sobre la instalación total de Ilya Kabakov. El proyecto trabaja con el concepto de curadoría editorial entendiendo el proceso de edición como un espacio dialógico, y el libro como un lugar desde el que incentivar procesos generadores de conocimiento y comunidad. Su interés principal es el estudio de la imagen y la posibilidad de producir y negociar agenciamientos a través del arte y otras formas de expresión. De momento se está desarrollando en México, pero no es un proyecto con una base fija. Es además un programa que concibe el público dentro del proceso de creación de una manera innovadora, pues sigue un proceso de constante diálogo con el lector en todas las fases del proyecto, tanto al inicio, como en su posterior seguimiento, con el fin de generar respuestas concretas. Cocom responde a una manera de entender la publicación como un espacio abierto que ya se encuentra en el contexto anglosajón en editoriales como Three Letter Words o Publication Studio London, pero no tanto en el entorno de la lengua castellana. Desde Concreta nos interesa dar a conocer así como poner en contexto otros proyectos editoriales que consideramos son afines a nuestra manera de entender la edición. De algún modo, esta conversación podría interpretarse como una de esas consecuencias que Cocom plantea en su metodología de trabajo. Por ese motivo, hemos tenido el placer de conversar con Paloma Checa Gismero, una de sus responsables editoriales.

Rafael Barber Cortell: Me parece ilustrativo hablar de Cocom como plataforma, pero también sería pertinente adentrarnos en sus motivaciones. Sería importante conocer estos aspectos para entender la fisionomía del proyecto. Por otro lado, me gustaría profundizar en la idea de curadoría editorial, es decir, la editorial como un espacio abierto y dialógico en el que el concepto de cuaderno sustituye la clásica noción de publicación. Todos estos términos constituyen lugares productivos para empezar esta conversación, ¿podrías hablarme con más detalle de ellos?

Paloma Checa Gismero: Para nosotros Cocom es sin duda un espacio que se despliega y se construye con cada redefinición de las relaciones entre los textos, los objetos y las personas que lo integran. Hay, sí, una afinidad ideológica de base que subyace en la elección de los textos, con los que distintos miembros del equipo sienten afinidad, cada uno a su manera. Es importante no olvidar que Cocom es un proyecto que solo tiene sentido en la medida en la que tiene una base, y esa base es la comunidad de lectores sobre la que se apoya. El objetivo del proyecto es encontrar un lugar en el proceso de lectura y aprendizaje de un grupo. Ligado a este sentido está el cuaderno, que como tú bien identificas marca una apuesta por una objetualidad menos estricta, que se dobla, que se expande.

R .B.C.: En cuanto a lo que comentas, creo que la noción de publicación como campo expandido también enlaza con las nuevas ideas sobre lo curatorial que se están desarrollando en muchas partes del mundo a partir de proyectos expositivos que se resisten al formato estanco tradicional y que defienden una apertura hacia el exterior, hacia la experimentación y la experiencia. Por tanto, con el termino curadoría editorial, entendiendo la publicación como un espacio para el ejercicio y la sinergia, como un cuaderno de notas. En este sentido ¿podrías hablarme un poco más de lo que viene después de la publicación, es decir, su correspondiente difusión? Quizás también sería interesante destacar el proceso de aprendizaje.

P.C.G.: Claro. En un sentido más inmediato, los cuadernos entran a formar parte de la comunidad de la ESAY (Escuela Superior de Artes de Yucatán). Conviven con artistas, maestras, administrativos, obras de arte y otros libros. Es importante no olvidar que la intervención primordial es siempre la más inmediata, la que de verdad implica una acción en el orden de las cosas que mejor conocemos. Los cuadernos son agentes nuevos que, al insertarse, cambian ese orden de una manera u otra. Al ser incorporados en la comunidad de la ESAY, los cuadernos son leídos en pantalla y en papel; son descargados, son discutidos y repensados. Cuestionados a la luz de los procesos creativos de los artistas de la comunidad, que los desglosan para apropiárselos. La comunidad cede y acoge al recién llegado, pero el recién llegado siempre ha de ser flexible a las metamorfosis que toda adaptación implica.

R .B.C.: ¿Cómo este proceso de cambio constante se manifiesta en la comunidad de lectores y en la propia filosofía de Cocom?

P.C.G.: La comunidad es libre de negociar el grado de aceptación que desee; tanto el grupo como los individuos. Cocom es un proyecto que sabe que, pese a que pueda ser llevado a otros contextos institucionales, en cada una de sus permutaciones lo más importante de todo será la comunidad de lectores y preguntones que configure. Cocom es un proyecto local, allá donde se establezca.

R .B.C.: Resulta interesante cómo esta inserción dentro de una comunidad, de algún modo ya establecida (como puede ser la ESAY), puede generar nuevos momentos para la producción de conocimiento a partir del material que proporcionáis. En nuestro caso, Concreta es una plataforma que puede tomar muchas formas: libros de artista, encuentros, proyecciones, etc. Este deseo nació como respuesta a la ausencia de un entramado que posibilitara un lugar desde el que reflexionar sobre la imagen. Sin embargo, siempre intentamos propiciar un espacio tanto dentro como fuera de la academia. En el caso de Cocom, ¿planteáis eventos o encuentros a partir de la publicación o dejáis que estos se produzcan por sí solos de una manera más orgánica? ¿Cómo recibís las preguntas y respondéis a todos estos preguntones? Entiendo que es un proyecto joven, pero a lo mejor podrías darme algún ejemplo o caso práctico.

P.C.G.: Por el momento, fuera del contexto inmediato de la ESAY hay gente usando los textos, comentándolos y leyéndolos. El contacto con ellos ocurre de manera informal. Es decir, recibimos comunicaciones por diversas redes sociales de grupos que ya los están usando. Estas personas encontraron los textos en la red, o bien fueron dirigidos a ellos por terceras partes. La organicidad de estos vínculos es para mí señal de que la propuesta funciona y no necesita, por ahora, de impulsos institucionales extra que expandan su radio de permeabilidad. De momento Cocom ha participado en ferias de libros y presentaciones, además de ser usado en la escuela. Estamos deseando empezar a articular propuestas formales en otras instituciones. Hay planes para un evento pronto en Tijuana, pero tiempo al tiempo...

R .B.C.: Quizá podríamos hablar un poco de los contenidos, de cómo elegís y decidís qué se va a publicar. ¿Influye este feedback que recibís de la comunidad de lectores en la elección de los contenidos? ¿Seguís una línea editorial en función de las necesidades del público que el propio Cocom genera o es la línea editorial la que define al público?

P.C.G.: Sobre todo quisimos ofrecer a nuestros lectores, que son principalmente estudiantes de arte, textos que considerábamos creaban un horizonte de referencias para su práctica. Nos inspiramos en el trabajo que vimos estaban desarrollando, pero también en textos usados por creadores contemporáneos de carrera más avanzada. Más que trazar nosotros los hilos conectivos entre texto y texto, es importante que estén abiertos para su interpretación a la luz de la práctica de cada estudiante. Las relaciones entre textos son como cualquier otra relación, situadas en su contexto.

R .B.C.: Por último, y mirando un poco hacia el futuro, ¿cómo imaginas Cocom dentro de unos años? Siendo un espacio en constante redefinición, sería interesante saber qué importancia tiene este futuro potencial y cómo lo relacionáis con vuestro presente más inmediato.

P.C.G.: Creo que es vital estar abiertos a la diversificación de los contenidos y las formas en el futuro. Cocom va incorporando nombres nuevos cada cierto tiempo, y esto repercutirá en la idea misma de la editorial. Para mí, lo importante es que se mantenga como un espacio dialógico que tome como materia prima textos que se den a la controversia. Pero no sé ponerle formas concretas a ese intercambio por ahora.

En Línea

Berkeley, California, otoño de 2011. Al pie de página de una historia del arte de los sesenta en la ciudad de Nueva York encontré una referencia a una novela escrita por Lucy R. Lippard. Así fue (...)
Anselm Franke se ha dado a conocer en los últimos años por desarrollar proyectos curatoriales de gran envergadura y trayectoria, que se caracterizan por elaborar sólidos y extensos procesos de (...)
La investigación y serie de eventos Studio 13: Ecologies of Practice organizados por mis colegas Silke Bake, Alice Chauchat y Siegmar Zacharias en Tanzfabrik en Berlín en el invierno de 2016-2017 (...)
No voy a intentar definir el "gesto especulativo" porque no creo que se pueda definir un gesto, sobre todo cuando se trata del plural: "gestos especulativos". Voy a intentar dramatizar su (...)
La reciente muerte de John Berger ha generado toda una corriente de elogio alrededor de su vida y obra: escribir obituarios en tiempos digitales se está convirtiendo en un género por derecho (...)