es | en




Concreta 12

Contexto

Lo que el historiador del cine rusoamericano Jay Leyda constataba a principios de los años sesenta, al hacer un repaso de los años veinte, no permitía adivinar la fuerte aceptación que el ensayo fílmico iba a tener a partir de los ochenta: «Hoy día, de forma incomprensible, casi nadie presta atención a la forma del «ensayo fílmico». El único cineasta moderno que emplea una variación ingeniosa del mismo es Chris Marker» [1]. En su Essai sur le jeune cinéma français, André S. Labarthe señalaba también el particular lenguaje fílmico desarrollado por Marker, que había creado un mundo interior, poético, a través de paisajes imaginarios [2]. Labarthe hace hincapié en una nueva forma fílmica a caballo del documental y la ficción, que califica de «cine ciencia-ficticio» (cinéma science-fictif). Pero el carácter híbrido no es más que un aspecto de esta forma. En lo que respecta al modo ensayístico del cine, yo diría que su principal característica es que cobra la forma del recuerdo (que aquí existe como una senda imaginaria entre imagen y palabra) [3].

Ya por entonces —o como muy tarde una década después de la observación de Leyda—, Marker no estaba tan solo. Hoy día, los «sabios comentarios visuales» [4] que el ensayista solía disponer con las herramientas multimedia de los años cincuenta no solo se encuentran en el cine, sino también, cada vez más, en el ámbito del arte y en las plataformas digitales: el ensayo fílmico se considera en la actualidad una «de las formas más creativas, ubicuas e importantes de la historia de los medios modernos» [5]. Así, Apichatpong Weerasethakul, el inclasificable artista-cineasta de origen tailandés, produce con sus trabajos preparativos y también en el museo una situación de laboratorio que responde a esta forma artística, «reflexiva» en su sentido original, a saber: el del experimento o ensayo (exagium).

La ficción adopta además en Weerasethakul un carácter tentativo al que, en la tradición estética de Friedrich Schiller, puede atribuirse también un componente político. De acuerdo con esta tradición, Jacques Rancière entiende la ficción como un ensamblaje de estética y política, es decir, como un modelo para crear sujetos políticos que den voz a las personas anónimas, y como forma que no aspire a la distinción de géneros o de sistemas de referencia, sino a la determinación general de un modo artístico moderno. La ficción, según Rancière: «no es la creación de un mundo imaginario opuesto al mundo real. Es el trabajo que produce disenso, que cambia los modos de presentación sensible y las formas de enunciación al cambiar los marcos, las escalas o los ritmos, al construir relaciones nuevas entre la apariencia y la realidad, lo singular y lo común, lo visible y su significación» [6].

Un «régimen estético» que se define de tal modo por el disenso está emparentado con el principio que articula el ensayo: se infiltra tanto en la distinción entre formas documentales y ficticias como en la delimitación entre artes. De ahí que, en lo que sigue, la determinación del arte de la memoria ensayística no se aborde exclusivamente al ejemplo del medio cinematográfico, sino como constelación heterogénea y materia, como diversidad e hibridad de «la vida de las formas» [7].

El artista y cineasta tailandés Apichatpong Weerasethakul, sobre el que versarán las páginas que siguen, está considerado desde hace algún tiempo, tanto en el mundo del cine como en los círculos artísticos, como uno de los renovadores más conspicuos de los mundos de las imágenes en movimiento. Transgrede como casi nadie las fronteras entre cine e instalación, cine documental y ficción, memoria, mito y fantasía. Las variaciones de Apichatpong Weerasethakul sobre el personaje de Boonmee, que incluyen un ensayo documental, una serie de objetos y videoinstalaciones y una película, desarrollan cada una a su manera formas híbridas y reflexivas. En un espacio intermedio entre imagen, palabra e interacción, se parte de un tema histórico y se sigue un teatro de la memoria con medios distintos en cada caso. Las temporalidades heterogéneas desafían aquí tanto la memoria cultural y política como las capacidades perceptivas del observador. La figura de la repetición determina la relación entre las tres obras, que están íntimamente conectadas.

La obra cinematográfica de Apichatpong Weerasethakul constituye en sí una especie de oda a la lentitud. No tanto en un sentido conceptual —con excesiva ligereza se sitúa a este cineasta y artista en la tradición de Andy Warhol—, como en el sentido de una experiencia estética que parece ligada a la percepción física, algo relativamente poco frecuente en las películas de ficción actuales. La selva tropical es el escenario preferido de las imágenes del cineasta. Está habitada simultáneamente por animales, personas y fantasmas, y en varias películas figura como el lugar en el que aparece una lentitud que solo el cuerpo es capaz de medir. En Blissfully Yours (Benditamente tuyo) (2002) y Tropical Malady (Enfermedad tropical) (2004), pero también en Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives (Uncle Boonmee quien puede recordar sus vidas pasadas), que en 2010 obtuvo la Palma de Oro de Cannes, el tiempo transcurre escuchando y observando lo que ocurre en este mundo de susurros y zumbidos asombrosamente matizados que hay al otro lado de la vida moderna de las grandes urbes. La jungla, que Weerasethakul no ha dejado de visitar una y otra vez desde su infancia, representa para él un escenario de emociones, un «paisaje mental» [8].

El arranque de Uncle Boonmee nos sumerge en un mundo remoto, extraordinario. En las lindes de la selva, un enorme búfalo se libera de sus cadenas por la noche y echa a galopar por las praderas altas para luego adentrarse en las sombras espesas de los árboles y la maleza. Su imponente silueta flota entre las hojas y las ramas, seguida de inmediato de un pastor con el torso desnudo. En esta zona de penumbra, el búfalo, atrapado de nuevo por el hombre, se topará con un ser fantástico de ojos rojos: el simio fantasma. «Delante de la jungla, los montes y los valles, se me aparecen mis vidas pasadas como animal y otros seres», declara al principio un rótulo sobreimpreso, para anunciar, a la manera de Murnau, estas apariciones relacionadas con Boonmee. Si bien al comienzo de todo no parece que haya transición alguna de un mundo a otro, porque el camino del búfalo parece sugerir desde un principio que nos encontramos en el género de lo fantástico, una vez transcurrido el arranque, la película adopta de repente un giro hacia la realidad. Entramos en el mundo que el tío Boonmee se dispone a abandonar: un mundo en el que rigen otras medidas y ritmos. Un corte brusco nos lleva a la cegadora luz del día y al ruido ensordecedor de un motor. La tía Jen cruza acompañada de su sobrino Tong un paisaje tropical que contempla desde el asiento trasero de un coche. El sol bajo ilumina de vez en cuando el rostro de la mujer ya entrada en años, que ha venido a visitar a su cuñado Boonmee a su casa de campo. Pero enseguida una escena filmada en estilo documental nos llevará de nuevo a la calma y la lentitud. En un plano fijo vemos al tío Boonmee tumbado en su cama mientras un enfermero laosiano le administra una diálisis. Weerasethakul nos deja asistir a estos gestos médicos en un solo plano de tres minutos, el tiempo que tardamos en advertir su trascendencia.

En una entrevista sobre el proyecto de Boonmee, Weerasethakul afirma que le hubiera gustado rodar una película en tiempo real que durara veinticuatro horas. Esta idea no nace tanto de un impulso conceptual, como es por ejemplo el caso en Douglas Gordon [9], sino del deseo de seguir una intuición con respecto de la memoria humana que la emparentaría con el cine, «una duración determinada […], lo suficientemente larga como para evocar una sensación o despertar un recuerdo» [10]. Uncle Boonmee: A Man Who Can Recall His Past Lives, un largometraje que narra los últimos días de un personaje llamado Boonmee, dura a fin de cuentas cerca de dos horas, pero está continuamente habitado por apariciones y metamorfosis que surgen de un determinado tipo de atención y quietud, y que se basan en un concepto elástico del tiempo gracias al cual percepción y memoria se movilizan simultáneamente.

En su novela El descubrimiento de la lentitud, el escritor Sten Nadolny distingue dos formas de contemplación: «una mirada para los detalles, que descubre lo nuevo, y una mirada fija, que no hace más que seguir el plan ya trazado y que de momento sirve para acelerar» [11]. La distinción que hace Nadolny sobre los dos modos de mirar evoca en conceptos francamente cinematográficos la postura de un extraordinario navegante del siglo xix que, con su lentitud exagerada, se opone a la aceleración del mundo. Este marinero desarrolla un aguzado sentido de la observación que le ahorra toda clase de sorpresas. La disposición de los planos y el personaje del tío Boonmee parecen tener su origen en una actitud (reservada) similar. Quisiera establecer esta comparación aun sabiendo que, hasta el momento, los críticos han atribuido —no sin razón— esta forma de meditación ante todo a la cultura budista de Weerasethakul [12]. La predilección de este por el vacío y por el azar determina la composición y la duración de muchos de estos planos inmóviles, y genera en ocasiones un tipo de «mirada fija» como la que describe Nadolny. En una película en la que las distancias se recorren preferentemente a pie, los pequeños detalles permiten ilustrar una forma de vida que no está pautada por un ritmo mensurable y que se revela a través de una visión del mundo cíclica, orientada a la naturaleza. Cuando, por ejemplo, la tía Jen se pasea de noche por la casa de su cuñado arrastrando los pies, su sobrino Tong le pide que no pise los insectos. Todo, cualquier cosa puede influir en una vida pasada o futura de Boonmee.

En las escenas en las que se aborda la transformación en simio, princesa o insecto, Weerasethakul elige formas figurativas de la encarnación que afectan sensorialmente al espectador. Lo que opera aquí es una especie de empatía generalizada que excede una identificación con los personajes en el plano narrativo y afecta a todo cuanto la película hace sensible, incluido el sonido. Cuando a la selva se le añade el zumbido de los insectos que no vemos, nos los imaginamos a cada paso. La jungla constituye aquí un telón de fondo tremendamente vasto, un escenario en el que puede invertirse el sentido del tiempo. Al personaje budista de Boonmee, que, inspirado por un libro y por un mito tradicional, es dueño de una memoria extraordinaria, se lo vincula con varios viajes en el tiempo. Es también gracias a Boonmee que el cineasta —de un modo más bien ecléctico— se acuerda de los múltiples estilos, géneros e historias de su infancia en Tailandia [13]. Weerasethakul se apoya asimismo en un gran número de testimonios que ha ido recabando a lo largo de su trabajo sobre esta región fronteriza en el noreste del país, y que de manera significativamente más explícita juegan un importante papel en la exposición Primitive (2009) [14], donde la preparación del largometraje se presenta como una suerte de work in progress. En este proyecto se trata manifiestamente de fabricar «historias», y ello en tres sentidos: en primer lugar, desde un punto de vista «metahistórico», con respecto a la ampliación de la historia del arte y del cine a géneros populares propios de las culturas «pequeñas», marginales; en segundo lugar, con respecto a la reconstrucción de una historia política reprimida de la actual Tailandia; y, en tercer lugar, en el sentido habitual de «imaginar historias» (el núcleo del proyecto Primitive consiste en el trabajo performativo con jóvenes del lugar).

El plano metahistórico se nos ofrece como decididamente híbrido. Así, tres secuencias o «rollos de película» —que es como el cineasta se refiere a la segmentación de su largometraje en 35 mm— aluden a estilos de ficción tradicionales, telenovelas convencionales o dramas históricos, mientras que las otras tres corresponden más bien a una forma de montaje propia del género documental. Las partes que tienden a lo «fantástico» narran la visita de los espíritus y los fantasmas a la mesa de Boonmee, la historia de una princesa fea que gracias a un milagro experimenta el éxtasis, y el paso que da Boonmee del reino de las tinieblas a la luz o al nirvana, es decir, a la mirada del conocimiento. Las partes llamadas «realistas», que van alternándose con las fábulas a la vieja usanza, presentan primero la llegada de Jen a la finca de Boonmee, luego su visita a la plantación de tamarindos, y, por último, hacia el final, una noche en el hotel en el marco del funeral de Boonmee, su cuñado.

En la obra de Apichatpong Weerasethakul, personajes y objetos, temas y enfoques se someten a una reformulación constante. No solo cambian de una secuencia a la otra, sino también de un dispositivo de la instalación a una o más películas, de un libro, un esbozo o un modelo a esta o aquella imagen en movimiento. Así, por ejemplo, al animal antropomorfo, peludo y de ojos rojos que en Uncle Boonmee encarna a un fantasma que vaga por la jungla y que una noche se sienta a la mesa de Boonmee para finalmente revelarse como el hijo desaparecido, lo hemos visto ya en Primitive (2009), una doble proyección que forma parte de la exposición homónima [15]. La complicada cura que el enfermero inmigrante aplica durante minutos al principio de la película recuerda por su parte a ciertas secuencias de Mysterious Object at Noon (2000) y, sobre todo, a la secuencia inicial de Blissfully Yours [16].

Así pues, a lo largo del proyecto Primitive, una singular circulación de personajes y temas desarrolla una especie de plataforma que no solo abarca la exposición homónima y el largometraje Uncle Boonmee…, sino también el cortometraje A Letter to Uncle Boonmee (2009), premiado en Oberhausen. A diferencia de los muchos artistas plásticos que, pese a hacer referencias al cine, de hecho solo muy rara vez aspiran a él como escenario, Weerasethakul se mueve con toda la intención en distintos formatos, dispositivos y contextos. Con Primitive, en lo que es un ejemplo paradigmático de su modus operandi, el museo alberga una exposición multimedia, a caballo del cine y la instalación, sobre la vida en una pequeña aldea del norte de Tailandia llamada Nabua. En las representaciones del presente y el pasado de esta aldea, Weerasethakul va tejiendo una serie de mitologías populares impregnadas de animismo, entre las que figura la historia de un monje que recuerda los distintos estados de la transmigración de un alma.

La carta cinematográfica que Weerasethakul manda al tío Boonmee empieza con una voz en off que se acompaña de las miradas reflexivas desde la ventana de una casa situada en las lindes de la selva tropical y esboza una película futura. Junto con la intensidad de los ruidos de la naturaleza, la locución genera un volumen en el que se abre un espacio imaginario de espíritus y fantasmas. El arranque de esta «carta» se presenta como el origen de esta empresa común: «Llevo aquí algún tiempo. Me gustaría ver una película sobre tu vida. Así que he propuesto un proyecto sobre tus reencarnaciones. En mi guion […]». La forma de posibilidad que la carta cinematográfica articula aquí como guion da de lleno en la esencia del ensayo fílmico, a saber, presentar un esbozo en el que se combinan imaginación y memoria. La exposición Primitive despliega precisamente este «me gustaría ver» del cortometraje que, aun siendo parte del proyecto, no se exhibe en el museo. Lo que la película manifiesta como motivo queda documentado y se ejecuta como proceso en las salas de la exposición, en cuanto extensión del cortometraje que prepara el largometraje.

Aquí, el artista enlaza la escenificación de los espectros y luces, en cuanto personajes de la metamorfosis y la reencarnación, con la idea del re-enactment: los sucesos que ocurrieron en realidad se recrean en el lugar histórico. Los jóvenes que aguardan en Nabua a la cosecha del arroz juegan con un material histórico que hasta entonces apenas conocían y que muy rara vez se transmitió: hasta los años ochenta del siglo pasado, el ejército persiguió y reprimió duramente a la población campesina de la región noreste de Tailandia con el pretexto de que era sospechosa de actividades comunistas.

Este regreso conmemorativo se hace explícito en algunos vídeos: An Evening Shoot, Nabua y Nabua Song subrayan la dimensión performativa y experimental de la memoria [17]. En el curso de estas proyecciones, Weerasethakul acentúa al mismo tiempo la diferencia y las posibles relaciones que hay entre un pasado traumático que el viejo ha reprimido y el presente precario en el que viven los jóvenes de la región. El artista subraya el contexto del trabajo histórico y social previo a estas escenificaciones teatrales mediante una serie de accesorios y fotografías en color de gran formato que remiten a las performances y a los trabajos de rodaje hechos para el proyecto de película, pero también, y principalmente, mediante el libro homónimo, y profusamente ilustrado, del que se exponen dos ejemplares [18] y en el que pueden rastrearse y comprenderse la diversidad conceptual y el origen narrativo de cada uno de los elementos. Los «espíritus de Nabua» se asocian con máscaras, pero también con los retratos de jóvenes que juegan y con paisajes tropicales. Una metralleta de imitación y la ampliación fotográfica de un documento en tailandés se revelan como accesorios clave del proyecto Primitive. Otras dos proyecciones despliegan una mezcla muy singular de historia y fabulación, de memoria e imaginación que nutre el mundo del tío Boonmee.



Sigue leyendo la Parte II aquí.





Notas bibliográficas:

[1LEYDA, JAY: Films Beget Films. Compilation Films from Propaganda to Drama, George Allen & Unwin, Nueva York, 1964, pp. 30-31.

[2LABARTHE, ANDRÉ S.: Essai sur le jeune cinéma français, Éditions du terrain vague, París, 1960, p. 39. Labarthe escribe a propósito de Lettre de Sibérie (1958): «A través de Siberia, Marker nos lleva […] al corazón de una mitología cuya "realidad" es de hecho tan valiosa como la de Siberia».

[3En este contexto, me permito remitir al lector a un artículo en el que abordé el concepto del ensayo fílmico en relación con el hecho de que, aunque la forma ensayística no se deja fijar, sí puede en cambio comprenderse dentro de relaciones dinámicas como las que se dan por ejemplo entre palabra e imagen; véase BLÜMLINGER, CHRISTA: «Reading Between the Images» [1992], en BALSTROM, ERIKA y PELEG, HILA (dir.): Documentary across Disciplines, Haus der Kulturen der Welt, Berlín y MIT Press, Cambridge (MA) y Londres, 2016, pp. 172-189 (traducido del alemán).

[4Leyda se refiere en concreto a Inflation (1928), de Hans Richter, una película basada en imágenes de archivo. En su historia del cine de compilación, Leyda, siguiendo a Kracauer, define el ensayo fílmico como un «sabio comentario visual» sobre temas de interés social. Véase LEYDA, JAY: Films Beget Films, óp. cit., p. 30.

[5ALTER, NORA M. y CORRIGAN, TIMOTHY: «Introduction», Essays on the Essay Film, Columbia University Press, Nueva York, 2017, p. 2.

[6RANCIÈRE, JACQUES: El espectador emancipado, Manantial, Buenos Aires, 2010, p. 67.

[7FOCILLON, HENRI: Vie des formes. suivi de Éloge de la main [1934], Presses Universitaires de France, París, 2013.

[8Weerasethakul habla de «mindscape». Véase QUANDT, JAMES: «Exquisite Corpus. An Interview with Apichatpong Weerasethakul» [2005], Apichatpong Weerasethakul, Österreichisches Filmmuseum/SYNEMA, Viena, 2009, pp. 125-131.

[9Un ejemplo paradigmático de esta clase de gestos conceptuales es la instalación de Gordon 24 hours Psycho, donde la duración real de una película ralentizada coincide con la duración ficticia de su narración.

[10Véase la entrevista que Jean-Philippe Tessé le hizo a Apichatpong Weerasethakul: TESSÉ, JEAN-PHILIPPE: «L’écran des sommeils», Cahiers du cinéma 659, septiembre de 2010.

[11NADOLNY, STEN: El descubrimiento de la lentitud, Barcelona, Plataforma, 2018. En otro pasaje, Nadolny distingue entre la mirada fija y la mirada panorámica (pp. 338 y ss).

[12El crítico inglés Tony Rayns habla de «voidness» (vacío) para traducir el concepto budista de sunnata, que estaría presente en las películas de Apichatpong Weerasethakul. Pese a que sus trabajos muy rara vez tienen contenido budista, Rayns opina que sí están impregnadas de un pensamiento budista. Según él, uno de los libros favaritos de Weerasethakul es Heartwood of the Bodhi Tree: The Buddhas Teaching on Voidness, de Buddhasa Bhikkhu, publicado en tailandés en 1962 y traducido al inglés en 1994. Su autor fue uno de los primeros tailandeses en fundar monasterios en la selva. Véase RAYNS, TONY: «Touching the Voidness. Films by Apichatpong Weerasethakul», en QUANDT, JAMES: Apichatpong Weerasethakul, óp. cit., pp. 132-142.

[13«Quería partir del cine que me inspiró como niño», dice Weerasethakul en una entrevista con Stéphane Delorme y Jean-Philippe Téssé a propósito de su película. Véase DELORME, STÉPHANE y TESSÉ, JEAN, PHILIPPE: «Différentes réalités. Entretien avec Apichatpong Weerasethakul», Cahiers du cinéma 657, junio de 2010, pp. 10-12. En un texto dedicado a la obra cinematográfica de Weerasethakul, James Quandt enumera una serie de influencias culturales locales: culebrones tailandeses, películas de terror locales, historias de fantasmas, canciones de amor, programas de entrevistas, cuentos para niños, leyendas budistas y, en general, cierta predilección por la cultura kitsch local. Véase QUANDT, JAMES: «Resistant to Bliss: Apichatpong Weerasethakul», Apichatpong Weerasethakul, óp. cit., p. 16.

[14Después de que pudiera verse en la Haus der Kunst de Múnich y en FACT (Foundation for Art and Creative Technology, Liverpool), el Musée d’art moderne de la ville de Paris presentó con la exposición Primitive una especie de obra en marcha de múltiples expresiones. El cortometraje ensayístico A Letter to Uncle Boonmee (2009) forma parte de la amplia plataforma, aunque no de la exposición Primitive.

[15Véase la exposición Apichatpong Weerasethakul: Primitive, Musée d’art moderne de la ville de Paris, 1.10 2009 – 3.01. 2010, en coproducción con la Haus der Kunst (Múnich) y FACT (Liverpool).

[16La secuencia inicial de Blissfully Yours muestra a una joven tailandesa que acompaña a su amante, un inmigrante ilegal birmano, a que el médico le examine una afección en la piel sin revelar en ningún momento su existencia clandestina.

[17La segunda sala de la exposición presentaba el trabajo performativo que Weerasethakul había hecho in situ. Además de dos dibujos en tinta china, podían verse seis videoproyecciones sobre plexiglás, pantallas o en la pared lateral. Los vídeos muestran a jóvenes bailando por la calle al son de música pop tailandesa (I’m Still Breathing), escuchando una canción dedicada a la historia del país y a la resistencia campesina (Nabua Song), y construyendo con los viejos de la aldea una nave espacial fabulosa que más tarde, al anochecer, parece flotar (A Dedicated Machine). El centro de la exposición lo ocupan dos cortometrajes que reconstruyen, como si de un juego se tratara, la represión histórica de los campesinos. El primero, An Evening Shoot, recrea de manera brechtiana la persecución de los hombres de la aldea por parte del ejército como un ejercicio de tiro con dianas humanas y fusiles falsos. El segundo, Nabua, recuerda con sus explosiones nocturnas tanto la proyección inicial de Phantoms of Nabua, como el hecho de que el terror y las persecuciones de antaño iban acompañados de flashes de luz producto del uso de armas reales.

[18Apichatpong Weerasethakul, Primitive, número especial de la revista Cujo (año 2, nº 1, 2009); edición limitada de 1.000 ejemplares numerados.